Reformas y revistas de decoración.

¡ Que   susto !

Un cliente, se presenta en mi oficina con una revista de decoración y me dice : "quiero que me haga esta cocina en mi casa".

Pero señor: " ¿ cuántos metros tiene su casa ? "

El cliente responde: " unos 75 metros cuadrados".

A lo que tengo que contestarle: "¿ Se ha dado cuenta de que la cocina que me está indicando no cabe en su casa ?".  "Antes de encargar la cocina, debería comprar una casa más grande".

Esta es una situación un poco exagerada, pero no muy diferente de lo que ocurre en numerosas ocasiones.

En la mayoría de las reformas, tanto los materiales que se utilizan como los diseños que se realizan, nada tienen que ver con lo que aparece en las revistas de decoración.

En general estas revistas no son otra cosa que catálogos de fabricantes y diseñadores que intentan meternos por los ojos, lo que no es posible meter en nuestras casas.

No quiero despreciar la utilidad de las revistas de decoración, ya que sirven para dar a conocer nuevos productos y dan ideas que en algunos casos pueden ser útiles. Sin embargo hay que seleccionar  eclécticamente  y  diferenciar entre lo que es pura exposición y lo que podemos aplicar a la hora de reformar nuestra vivienda. 

Exceptuando algunos casos muy concretos, la mayoría de las personas queremos la casa para vivir y no para contemplarla como si fuera un museo.  Por eso, a la hora de reformar, pensaremos pragmáticamente y utilizaremos diseños y materiales que sean realmente útiles y funcionales.

Igualmente ocurre con programas de televisión, donde nos muestran casas para reformar, que una vez reformadas se adaptan perfectamente a nuestras aspiraciones. En este caso aún es peor,  ya que además de pecar de lo mismo que las revistas, suponen un montaje en el que intervienen personas teatralizando sus sentimientos. Además en la mayoría de los casos, el precio de las viviendas que se reforman  duplica e incluso triplica lo que sería una vivienda normal de clase media.

Para que este tipo de publicaciones fueran realmente útiles, deberían mostrarnos reformas de viviendas de 70 u 80 metros cuadrados, donde vive la mayoría de la gente.  De modo que viéramos diseños y materiales  aplicables a nuestros hogares.

En todo caso, si queremos seguir sacando ideas de las revistas y los programas de televisión, no olvidemos que hay profesionales de las reformas y el diseño, que pueden adaptar nuestras ideas a lo que realmente nos es útil y realizable.

"Y tú, ¿ has aplicado ideas extraídas de revistas a la hora de reformar tu vivienda ?"

Cuéntanoslas comentando este post.

Comentarios (1)

  1. Nada es bueno o malo “per se”. Tampoco las revistas de decoración.
    Lo importante es tener la mente abierta, y saber extraer lo aprovechable y descartar lo inadecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>