Reformas bien hechas, si son reformas.

REFORMAS mal hechas, no son REFORMAS.

“Reformas de viviendas: claves para el éxito”            

 

  1. I.           Reformas bien, si piensas  a largo plazo. 

 

Una buena reforma, debe planificarse pensando en una duración superior a   20 años.

  1. II.          Reformas bien, si planificas adecuadamente.

 

Podemos realizar una reforma integral de una sola vez, o la podemos  realizar por fases. Si la realizamos por fases, la planificaremos de modo que cada fase no interfiera con las demás, evitando duplicidades.

  1. III.          Reformas bien, si realizas un  diseño preciso y realista.

 

Diseños geniales para algunos espacios, pueden resultar un fiasco en otros lugares. Seamos realistas al definir lo que queremos para nuestra vivienda.

  1. IV.           Reformas bien, si adaptas la reforma a tus posibilidades económicas.

 

Si por limitaciones económicas realizamos una reforma deficiente, además de no quedar satisfechos tendremos que rehacerla a corto plazo. Mejor aplazarla.

  1. V.            Reformas bien, si seleccionas los  materiales adecuados.

 

Existe un material idóneo para cada tipo de trabajo. Debemos elegir los materiales en función de sus características y no tanto, por razones estéticas o de precio.

  1. VI.          Reformas bien, si priorizas la funcionalidad y la sencillez.

 

Una vivienda no es un museo. Deberemos buscar la funcionalidad para obtener confort y la sencillez para evitar el hartazgo.

  1. VII.         Reformas bien,  si cuentas con un presupuesto definido.  

 

Antes de iniciar una reforma, conviene tener perfectamente estudiados los costos y la forma de financiación. Los sobrecostes no previstos, pueden convertir la reforma en un grave problema familiar.

  1. VIII.        Reformas bien, si seleccionas profesionales experimentados. 

 

La correcta realización de una reforma es fundamental. Seleccionaremos profesionales capaces de obtener el mayor rendimiento de los materiales elegidos y que nos garanticen su correcta instalación.

  1. IX.           Reformas bien, si dispones de los  seguros necesarios

 

Cualquier reforma, implica ciertos riesgos por siniestros que debemos tener cubiertos.

  1. X.            Reformas bien, si  minimizas  los inconvenientes.

 

Reformar una vivienda, máxime si se vive en ella, supone una serie de incomodidades, que hay que tratar de paliar con una correcta organización.

 

  “Ayúdanos a mejorar este post; comenta o cuenta tu experiencia“.

 

Comentarios (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>