Fin del verano y síndrome post-vacacional

Mientras 5 millones de españoles, están desesperados deseando trabajar,  hay otros muchos  que "enferman" cuando tienen que volver a su puesto de trabajo.

Estamos llegando al final del verano, y como todos los años,  los medios de comunicación van a rellenar los telediarios con reportajes sobre el "síndrome post-vacacional".

Para colmo, encontramos numerosos psicólogos que, con tal de ampliar su cartera de pacientes, están dispuestos a tratar como una enfermedad  lo que sólo puede considerarse un síntoma de vagancia o en el mejor de los casos de falta de motivación.

Quizá el problema de estas personas, es que acostumbrados a que otros decidan por ellos en su vida cotidiana, no saben que vacaciones no es sinónimo de "no hacer nada", sino que al contrario, las vacaciones son el momento de poder hacer muchas actividades y vivencias   que no podemos realizar  en tiempo ordinario.

¿ Cómo puede ser que aquellos que disfrutan de un puesto de trabajo y deberían sentirse afortunados por ello, se sientan tan afectados por el regreso a su actividad ?

Me parece una gran falta de respeto y solidaridad  con los que no trabajan y desearían hacerlo.

Sólo puedo entenderlo, cuando se trate de alguien que está realizando, por necesidad, un trabajo que ni desea ni le gusta y por tanto le resulta un gran sacrificio.  Aún entendiendo que la situación actual no es como para dejar trabajos, todos somos libres de dejarlo si realmente nos supone un martirio diario.   No se puede pasar toda la vida sufriendo cada día por considerar el trabajo como un castigo.

Por el contrario, no puedo entenderlo cuando se trata de personas que realizan el trabajo para el que se han preparado e incluso, en muchos casos, han hecho oposiciones para el puesto que desarrollan.

Pocas personas pueden dedicarse a trabajar en lo que realmente le gusta y satisface sus aspiraciones profesionales y personales. Pero sí que todo el mundo puede utilizar su puesto de trabajo, aunque no le agrade, como una oportunidad de aprender y desarrollar aptitudes que le sirvan como trampolín para progresar dentro de la empresa o acceder a otro puesto más gratificante.

Una buena solución es  la tendencia actual de repartir vacaciones  a lo largo del año,  en periodos breves, que permiten disfrutar del ocio y despejar la mente, sin el inconveniente de estar muchos días consecutivos inactivos. Esta fórmula,  permite programar actividades de ocio, viajes, etc... varias veces al año,  en vez de hacerlo una única vez.

Deberíamos  aprovechar  las vacaciones  para mejorar nuestro estado físico y mental  y evitar que  al finalizarlas estemos "hechos polvo" , exhaustos y abatidos.

" Y tú  ¿ cómo utilizas las vacaciones ? "

Aporta tu opinión comentando este post.

Comentarios (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>